Conseguir financiación, comienza el dilema

Aunque parezca mentira, se puede conseguir financiación casi siempre mientras se busque lo suficiente y se esté dispuesto a aceptar ciertas condiciones, menos ventajosas de las que nos ofrecen los medios habituales, como son los bancos. Así que si necesitas dinero para ampliar tu negocio, salir de una temporada de pérdidas o sencillamente comenzar un nuevo proyecto, en las siguientes líneas, desde El Dinero Rápido, te mostramos varias de las opciones disponibles.

Publicidad

Si no consigues que te concedan financiación, a través de un crédito, en ningún banco por encontrarte en RAI, ASNEF o cualquier otra razón, las opciones que nos quedan están en los mini créditos, créditos rápidos y algunos préstamos hipotecarios y préstamos en casa de empeños. Este tipo de créditos rápidos nos ayudan a conseguir dinero, por ejemplo, desde 50 euros, 400 euros, o hasta 10.000 euros en apenas unas horas y sin tener que aportar demasiada documentación. De igual modo que si eres un emprededor, te recomendamos visitar el artículo préstamos para autónomos emprendedores.

Pero antes de nada: ¿como saber si estoy en ASNEF o RAI?

Si no estás seguro de figurar en una de estas listas de morosos, solo tienes que enviar un correo a sac@equifax.es o llamar a los números  91 768 76 00 ó al 91 556 20 11. En ellos te dirán exactamente qué información aportar para la consulta. Eso sí, solo es gratis consultar lo datos propios en ASNEF, para consultar los de cualquier otra persona debemos ser socios y pagar una cuota mensual.

Conseguir financiación es posible.

Conseguir financiación es posible

Las financieras asociadas al dinero rápido nos ofrecen financiación con mini créditos de hasta 1000 euros, que debemos devolver en unos 30 días como máximo en una única cuota. Estos créditos se pueden pagar solo en una única vez a través de cualquiera de estas vías: con nuestra tarjeta de crédito o débito, mediante transferencia o ingresando directamente el dinero en una cuenta de la empresa a través de un cajero o de ventanilla. Los intereses son muy altos, siendo de un 35% aproximadamente, un porcentaje justificado por el riesgo asumido por la compañía. En el caso de que no estemos incluidos en listas de morosidad como el RAI o el ASNEF el porcentaje de intereses bajará considerablemente, pero es raro que baje de un 15 % o 20%.  Tal y como podemos imaginar, conseguir financiación con este tipo de créditos, son recomendables en casos puntuales, en que tengamos que pagar facturas pendientes, a proveedores o realizar reparaciones urgentes en el negocio, ya que además podremos disponer del dinero en unas 48 horas como mucho.

En el caso de los créditos rápidos de hasta 5.000 euros, las condiciones son más difíciles. Si tenemos una casa u otro bien que podamos poner como garantía, no suelen haber problemas a la hora de que nos concedan un crédito rápido de este tipo. Pero si no ofrecemos ninguna garantía de pago como una casa o el coche, no nos concederán el préstamo si es de más de 1.000 euros, sobre todo si nuestra deuda es con un banco. Si por el contrario la deuda es con una compañía de suministros como electricidad, agua, un proveedor a quien no hemos pagado o una factura telefónica, si tenemos opción de conseguirlo. Además, nos pedirán que justifiquemos unos ingresos regulares en una cuenta, una nómina, ayuda del gobierno… cualquier cosa que certifique que tenemos ingresos regulares. Una vez más, los problemas con este tipo de créditos están en que los intereses son altos, y sobre todo los gastos por demora, que pueden hacer subir los intereses del crédito hasta un 100%, dependiendo de la empresa y las cuotas sin pagar.

Publicidad

En el caso de que hayamos puesto como garantía un inmueble, podríamos llegar a perderlo en el caso de no pagar, o llegar a acciones judiciales (lo que puede hacer, por ejemplo, que nos congelen la cuenta) si no hemos puesto garantia. Por eso, estos créditos son recomendables solo en situaciones en que estemos muy seguros de poder devolver lo prestado en su tiempo, que puede ser en mensualidades de hasta 1 año. Sobre todo, cuando se trata de poner una vivienda como garantía de un crédito de 2.000 o 5.000 euros, es una apuesta peligrosa, por lo que debemos recurrir a ello sólo como último recurso o como un plan alternativo cuando necesitamos urgentemente una manera de encontrar financiación para nuestros proyectos.

Por otra parte, los préstamos hipotecarios son una posibilidad en el caso de que necesitemos una cantidad de dinero considerable, de unos 10.000 a 100.000 euros, pero tendremos que poner como garantía una vivienda, aunque no es necesario tener nómina ni aval. Los intereses que o TAE que se aplican aquí son de uno 10% aproximadamente, mucho menor en el caso de los minicréditos y créditos rápidos, pero hay que tener en cuenta que cuanto más tardemos en devolver el crédito más subirá la tasa de intereses. Como se nos permite devolver el crédito hasta en 10 o 15 años, y también tardan más tiempo en recibir el dinero. La limitación aquí está en que se necesita disponer de bienes anteriormente a pedir el crédito y que es mucho más complejo todo es proceso, teniendo que recurrir incluso a notarios y demás. Este tipo de créditos solo son recomendables en casos extremos y en los cuales la cantidad de dinero necesitada sea muy alta, ya que es mucho el riesgo que corremos al poner en juego nuestro propio hogar.

Por último, tenemos los préstamos que podemos conseguir en empresas y casa de empeño, sobre todo de coches. Existen empresas que nos permiten empeñar el coche sin tener que dejar de utilizarlo por cantidades comprendidas entre 50 € y 15.000 €. También existen otras en las que podemos empeñar joyas, oro, plata y otros objetos valiosos. Los intereses en este caso varían desde el 0-1% al 10% según la empresa. El tiempo para devolver el préstamo es habitualmente de 12 meses, pudiéndose aumentar en caso de no poder pagarlo hasta otro año como máximo.

Eso sí, como en el caso del préstamos hipotecarios, nos arriesgamos a perder nuestros objetos, que suelen ser vendidos en subastas si tardamos demasiado en devolver el dinero debido. En muchas de estas “casa de empeños” tendremos de plazo para devolver el dinero y recuperar lo que hayamos puesto como garantía, hasta el mismo día de la subasta del objeto.

Publicado en Uncategorized.