¿Cómo hacer un currículum perfecto? Hazte irresistible para las empresas

Tu currículum vitae es la primera presentación que tiene una empresa sobre ti. Cuida cada detalle

Toda búsqueda de trabajo consta de varias partes: análisis del sector laboral deseado, contacto con las diferentes empresas que lo forman y participar en diversos procesos de selección. Sin embargo, hay que realizar un trabajo previo a esta búsqueda: la elaboración de un currículum vitae perfecto. Hoy, en El Dinero Rápido: Cómo hacer el curriculum perfecto.
 
Esta herramienta es primordial y totalmente necesaria para ayudarnos a conseguir empleo, por ello vamos a ofreceros la guía más completa con diferentes consejos sobre la creación y realización de este documento. Qué tipo de fuente es la más recomendada por los expertos, cómo debe ser la foto de currículum, y cómo hacer tu currículum diferente al resto, son algunos de los consejos que encontrarás a continuación.

Publicidad

Hoy, la nueva incorporación a nuestro equipo ha redactado una serie de pasos que ella misma siguió y terminó siendo la seleccionada entre más de 1.300 solicitudes al puesto ofertado. Os dejamos aquí sus consejos:

Primer paso, la estructura

A la hora de comenzar a redactar tu currículum es necesario que este tenga una arquitectura determinada. Existen tres tipos de estructuras:

  • Cronológica: este modelo de currículum se basa en exponer tus logros y experiencias en una ordenada y coherente línea temporal, es decir, partiendo de los datos más antiguos a los más novedosos. Con esta técnica los reclutadores podrán ver la evolución de tu experiencia en el sector.Dentro de este tipo existe otra opción de planteamiento: la estructura cronológica inversa. El contenido es exactamente igual que el anterior con la diferencia de plantear los datos de más reciente a más antiguo. De esta manera se resaltan más los logros alcanzados en tu experiencia laboral, siendo la empresa contratante más susceptible a ellos.
  • Funcional: este tipo de estructura organiza la información que proporciones en diferentes temas. De esta manera, no se le da tanta importancia a la experiencia laboral que poseas sino a las capacidades, habilidades y aptitudes que tengas.Esta estructura es ideal para una lectura rápida sobre la información que proporcionas y, además, por su formato puedes aprovechar para resaltar tus cualidades positivas y omitir lagunas de inactividad laboral. Por otro lado, debes tener en cuenta que este estilo de sistema es la mejor opción si careces de experiencia profesional.
  • Combinado: este ejemplo de currículum es una mezcla de los dos estilos anteriores y, por tanto, está considerado el más completo de las tres opciones. Se basa en ordenar la información en diferentes temas y, dentro de estos apartados temáticos, se organizan los datos cronológicamente (ya sea siguiendo la línea temporal en orden o de manera inversa).Dicha estructura de currículum vitae permite plasmar las habilidades y experiencias profesionales que puedes ofrecer a la empresa.

Segundo paso, el estilo

Una vez escogido el tipo de estructura que le quieras dar a tu currículum, tienes que decidir qué estilo quieres que tenga. Esta parte es verdaderamente importante porque será el primer golpe de vista que tenga la empresa sobre ti, por lo que debes de definirlo a conciencia, con precisión y cuidando los detalles, sea la opción que sea. Para escoger uno de los tres estilos, debes pensar cuál de todos se adapta más al trabajo al que postulas.

IMPORTANTE: si tu intención es encontrar trabajo inmediatamente sin importarte el sector o si está relacionado con tu experiencia laboral NO uses la misma plantilla de currículum para todas las ofertas en las que estés interesado. Cada empresa busca un estilo diferente, lo ideal es que pudieras tener diferentes ejemplos de currículum para cada tipo de trabajo.

  • La primera opción es un estilo sobrio. Se compone en su totalidad de texto, sin ningún tipo de elemento “decoroso”, a excepción de la fotografía que debe acompañar el documento. Es el estilo más tradicional de todos y, quizá, el menos recomendable dados los actuales diseños que hay.
  • La segunda opción es el estilo clásico. Este formato permite combinar el texto con elementos visuales como sombreados, barras, y figuras planas a color.Normalmente, para que no sea todo del mismo tono, se trabaja con una determinada gama cromática. De esta manera, los colores resaltan los diferentes apartados en los que muestres la información del currículum y quedará menos austero que un estilo en blanco y negro.Además, se puede jugar con las formas que insertes en el documento para resaltar determinados aspectos que no ocupen un gran espacio en tu currículum, pero que consideres necesario dejar reflejado en él.
  • La tercera y última opción es el estilo infográfico o creativo. Actualmente es la opción que está en pleno auge. Esto no significa que sea la elección obligada ni la adecuada en tu caso. Este estilo se distingue por utilizar, en casi su plena totalidad, estadísticas, infografías de mapas, gráficos de todo tipo, flechas, etc., con la finalidad de informar sobre tu experiencia a través de la imagen y el diseño.Este tipo de currículums son los ideales para los perfiles de comunicadores, diseñadores gráficos, etc…

Tercer paso, la fuente

Pocas veces nos paramos a reparar, a la hora de redactar un currículum vitae, en detalles muy específicos que, para los ojos de la mayoría de nosotros no tienen ninguna relevancia. Sin embargo, en los estilos en los que predomine el texto (sobrio y clásico) hay que tener muy en cuenta el tipo de fuente que se utilice para la redacción.

La empresa “Bloomberg business”, expertos en tipografía, concluyó que hay ciertos tipos de letra que son los más adecuados para emplear en los currículums, y que hay ciertas fuentes que pueden hundir toda la información, que se representa en estos documentos, por lo que transmite:

Las más recomendadas:

  • Helvetica: inspira alegría, honestidad y profesional. Es la fuente elegida por todos los expertos como la perfecta letra para redactar un currículum.
  • Garamond: es el tipo de fuente ideal si se tiene que redactar un amplio apartado de experiencia profesional. Es una letra que, según Bloomberg, permite seguir la lectura a lo largo de toda la información proporcionada en el documento.
  • Proxima Nova: la “prima” de Helvetica, con la diferencia de que esta tiene un trazo más suave. Es un estilo de letra que aporta seguridad.

Las prohibidas:

  • Times New Roman: los expertos comparan el utilizar este tipo de letra en un currículum como “ponerse pantalones de chándal” para ir a una entrevista de trabajo.
  • Courier: es otra fuente de las menos apreciadas por los entendidos en la tipografía para este tipo de redacciones. ¿El motivo? Si redactas tu currículum vitae en un ordenador no tiene que parecer que lo has hecho en una máquina de escribir.
  • Comic Sans: es otro de los tipos de letra más rechazados por Bloomerg para escribir currículums. Afirman que solo debes utilizarla si “estás solicitando entrar en la universidad de payasos”.
  • Didot: esta fuente no está categorizada de horror como las anteriores. Sin embargo, los expertos sí que la restringen a los currículums que estén enfocados al mundo de la moda, por ser un estilo de fantasía, demasiado elegante y femenino.
  • Zapfino: Para Bloomerg es un estilo de escritura de difícil lectura que no se ha creado para informar. Por ello, la fuente Zapfino y todas las de su familia, no deben presentarse nunca en un currículum.

Cuarto paso, manos a la obra

Una vez que hayas escogido todos los elementos de diseño y estilo para redactar perfectamente el currículum vitae, tienes que tener claro que tu documento tiene que tener una cabecera determinada y destacada. Será tu presentación inicial con la empresa. Este pequeño título constará de 3 datos:

  • Nombre y apellidos
  • Titulación y/o profesión
  • Fotografía
Publicidad

Quinto paso, datos personales, formación y experiencia

Hay que tener en cuenta que muchas empresas contratan a personas que se encuentren entre ciertos parámetros determinados. Por eso es muy necesario poder ofrecerles todos los datos que necesiten en el currículum vitae, para que no peque de incompleto y seas descartado antes de que puedan llegar a leer el desarrollo de la información sobre tu experiencia y formación, que también tiene que seguir una serie de pautas:

  • Datos personales: además de los que aparecen en el título o cabecera que, IMPORTANTE, no hay que volver a repetir, tienes que indicar: tu fecha de nacimiento, tu ciudad de residencia, el número de teléfono de contacto con el que quieres que te localicen, tu dirección de correo electrónico (IMPORTANTE: no puedes dar una dirección de correo que no sea profesional. Si no tienes una, créate una cuenta nueva. La imagen que transmites debe ser todo lo formal que puedas, y una dirección como “juaniladelpueblo@hotmail.com” te quita toda credibilidad como profesional). En caso de que tuvieras perfiles profesionales en la web, como Linkedin, un portfolio, o un blog en el que reflejes tus aptitudes, también puedes añadirlo en este apartado.
  • Formación académica: en este punto tienes que tener en cuenta qué tipo de formación posees.
    →Si has estudiado una Licenciatura o un Grado universitario, un Máster o un Doctorado: señala el nombre del título que tienes, en qué centro y dónde se encuentra este, y en qué fecha te has graduado.
    →Si has estudiado una Formación Profesional o un módulo: además de indicar los mismo datos que en el apartado anterior, deberías indicar tu formación escolar, es decir, si posees el título de la ESO y el de Bachillerato (indica al menos el año de finalización de estos estudios y el centro donde los realizaste).
  • Formación complementaria: este apartado no es un punto obligatorio a cubrir. Tan solo debes redactarlo si tuvieras algún curso realizado como: títulos de inglés, cursos de formación, etc.
  • Experiencia profesional: posiblemente este sea el campo más importante del currículum. Por ello debes prestarle una especial atención y redactarlo con coherencia. Para ello, debes siempre señalar los siguientes datos:
    Puesto de trabajo que has desempeñado: no te extiendas en explicarlo en este punto, hay que ser precisos y directos, por ejemplo: cajera, fontanero, albañil…
    Compañía para la que has trabajado. En muchas ocasiones también conviene señalar a qué grupo empresarial pertenece, por ejemplo: la tienda ZARA es del grupo Inditex, el restaurante Ginos es del grupo Vips…
    Fecha y localización: este apartado es muy importante para la empresa reclutadora, ya que le permite comprobar el grado de experiencia que has conseguido en tus puestos de trabajo. Por ello, debes señalar el mes y año de inicio y de fin. Si en tu caso has tenido contratos de corta duración, pero las empresas para los que las has desempeñado son realmente relevantes, puedes engañar a los ojos del lector si solo pones la fecha de inicio. Eso sí, el currículum debe tener una estructura uniforme, por lo que todos tus puestos de trabajo deberán incluir solamente la fecha de inicio. Evalúa personalmente qué opción te merece más la pena. Además de esto, deberás incluir la región en la que estuviste desempeñando ese trabajo.
    Funciones realizadas: en este punto deberás concentrar al máximo posible todas las tareas que desempeñabas en tus anteriores trabajos. Lo ideal sería que no superase las 2 líneas de extensión (recuerda que debe entrarte todo en una cara).
  • Idiomas: cada vez son más importantes en el mundo laboral. Por ello expón cada una de las lenguas que domines, incluyendo tu lengua materna. Dependiendo del formato de currículum que tengas, podrás señalar el nivel del idioma de tres maneras:
    La forma tradicional: de esta manera explicas tu nivel hablado, escrito y de comprensión de cada idioma del que tengas conocimiento.
    →Con infografías: normalmente, con este formato, informas del nivel general que tienes de ese determinado idioma.
    Gráficos: los modelos de barras y circulares son los más populares a la hora de plasmar tu nivel de idiomas. De esta manera, puedes hacerlo tanto de manera general como señalando específicamente la parte hablada, escrita y de comprensión.
  • Habilidades | Conocimientos de Informática | Otros conocimientos: este punto del currículum vitae es uno de los más olvidados y, sin embargo, de los que más deberías nutrir. A través de este apartado la empresa contratante puede valorar tu competencia con, por ejemplo, conocimientos de programación, fotografía, conocimientos webs y de redes sociales…
  • Otros datos: este sería el último apartado a redactar de tu currículum vitae. En él podrás explicar información concreta, por ejemplo, si dispones de flexibilidad horaria, si tienes disponibilidad geográfica, si has hecho algún voluntariado, si tienes carnet de conducir…

Sexto paso, la foto

No pienses que el elemento fotográfico es menos importante que el texto, para nada. Es la única imagen visual de ti mismo que la empresa tiene para valorar tu contratación. Por ello también tiene que cumplir una serie de requisitos que aportan gran riqueza a tu currículum vitae:

  • Cómo debe ser la foto del currículum

    Cómo debe ser la foto del currículum

    No debe superar el tamaño carnet, ni tener unas dimensiones inferiores. Puedes aportarle el formato que creas oportuno –dependiendo del formato de tu CV-, así sea redondo, cuadrado o rectangular.

  • Debes mirar al frente.
  • La expresión de tu cara es otro factor muy importante a tener en cuenta. No es necesario que salgas con una sonrisa de oreja a oreja, pero tampoco puedes aparecer serio. Lo ideal sería que presentes una sonrisa ligera y natural –las caras muy forzadas no son nada apropiadas en los currículums-.
  • El fondo de la fotografía debe ser de un color neutro. Lo más oportuno para estos casos es el blanco –otros también utilizados son el negro o el gris-, pero nunca debe haber más de un color (y menos un estampado) detrás de tu figura. Tú eres lo que debe llamar la atención de la fotografía.
  • Cómo NO puede ser la foto del currículum

    Cómo NO puede ser la foto del currículum

  • Es imprescindible que la calidad de la fotografía sea buena. Que no aparezca pixelada, quemada de luz, ni excesivamente oscura.
  • Por último, la ropa que debemos llevar puesta en esa fotografía debe ser adecuado al trabajo al que postulemos. Esto no quiere decir que si eres albañil aparezcas con el mono de trabajo. Para ambos sexos, la indumentaria perfecta a mostrar en la foto del currículum es una camisa y una americana.

Séptimo paso, aprobación

Una vez hayas terminado de redactar todos los pasos de tu currículum vitae debes comprobar varios detalles para darle el visto bueno final:

  • Comprueba que tu currículum vitae posea palabras clave del sector al que postulas.
  • La maquetación, en el diseño del CV, es muy importante. Por tanto, revisa que: respetas los márgenes establecidos en la plantilla, que no hay espacios más anchos o más estrechos que otros, que el tamaño y tipo de la letra aparezcan claros –que no se vean ni grandes espacios vacíos, ni esté toda la información apretada.
  • Todo el contenido debe estar plasmado en una cara de un A4. Bajo ningún concepto puede superar esta dimensión.
  • Revisa la ortografía y la formulación de las frases. Que todo esté perfecto, porque son fallos que pueden echar para atrás tu candidatura.
  • En caso de que entregues tu currículum en mano, y no a través de ninguna plataforma online, debe estar impreso en buena calidad, sin borrones de tinta. Si este está impreso a color, comprueba que la impresora no esté sin tinta y tengas el CV con más intensidad de color en unas zonas que en otras. En caso de que entregues el CV en blanco y negro, no hagas fotocopias. Estas hacen que la impresión pierda calidad.
  • Revisa SIEMPRE todos los datos. Cualquier error, falta de coherencia o fallo puede suponer tu descalificación para el puesto de trabajo.
  • No exageres tu experiencia laboral.

Octavo paso, exportar

Con todos los datos revisados y todo en orden, es hora de exportar tu currículum a un formato digital universal, es decir, que cuando lo envíes online o lo lleves a imprimir a cualquier reprografía tengan un sistema operativo que sea capaz de leer tu documento. Por ello, debes guardar tu currículum en formato PDF siempre. Nunca envíes a una oferta de trabajo más de un formato con el mismo documento, además de que los formatos Word o Pages –los editores de texto más comunes- no los leen todos los ordenadores, estos por defecto pueden modificar tus datos o la maquetación deseada de tu CV.

Noveno paso, otros formatos de Currículum Vitae

Además de los modelos convencionales de currículum que os acabamos de mostrar, existen otros dos formatos que nos llaman especialmente la atención y en los que podéis estar también interesados:

  • Vídeo Currículum: consiste, básicamente, en presentar tu experiencia profesional a través de un vídeo. ¿Cómo hacerlo? Para empezar necesitas una cámara de grabación –puede ser perfectamente la de tu móvil si este tiene buena calidad-. A continuación tienes que buscar escenarios acordes con lo que vas a contar y que, muy importante, te permitan expresarte sin que te interrumpan los ruidos del exterior o se cuelen en la propia grabación. Si no eres de esas personas a las que le salen las palabras de manera natural, guioniza primero tu vídeo currículum (decide el tema a tratar, el escenario en el que lo vas a contar, el tono que vas a emplear y el vestuario con el que vas a aparecer). Una vez tengas todo grabado, debes conocer algún programa de edición de vídeo para poder montarlo y que quede perfecto. Por lo general, es un estilo de currículum creativo y en tono desenfadado, por lo que la seriedad no es el punto fuerte de este formato. En caso de querer tener uno de estos currículums pero carecer de recursos para poder grabarlo, no te preocupes, hay pequeñas productoras que se dedican, entre otras cosas, a grabar y editar este tipo de vídeos.
  • Currículum bilingüe: en lo único en lo que difiere del formato tradicional, es el idioma. Si postuláis a ofertas de trabajos escritas en inglés, aunque sean empresas españolas –normalmente con un gran peso en el mercado internacional- la perfecta manera de presentarse es con un CV en el idioma que te sea requerido. De esta manera, la empresa da por hecho el control sobre el idioma que tengas –que además estará reflejado en su oportuno apartado del CV-.

Décimo paso, carta de presentación

No es un paso obligatorio, ni mucho menos, pero es cierto que cada vez más empresas agradecen leer una introducción previa a ver el CV de un candidato. De esta manera, pueden observar cómo te desenvuelves ante una presentación escrita más formal que la plantilla del currículum.

En ella debes redactar porqué te consideras el candidato perfecto para el puesto, qué experiencia posees que pueda interesarle a la compañía, y qué puedes ofrecerles. Debes dirigirte al seleccionador que haya presentado la oferta de trabajo –puede ser un departamento de Recursos Humanos-, y debes presentarte con la mayor profesionalidad posible: trata de usted, sin faltas de ortografía, y explicándote de manera concisa y sencilla.

Preguntas más frecuentes en la red

A continuación, vamos a responder las preguntas más frecuentes que formuláis en la web a la hora de poneros a redactar y construir vuestro currículum vitae.

¿Dónde se hace el currículum vitae?

Puedes hacer tu currículum desde diversos programas. Si no se te dan bien los programas de edición y optas por redactar un CV con un estilo sobrio o clásico, puedes utilizar el editor de textos Microsoft Word. Desde el propio programa o en diversas páginas webs existen plantillas predeterminadas para escribir tu currículum.

Por lo general, estas plantillas te dan la opción de que escojas cualquiera de las tres estructuras que hemos señalado en el artículo. Sin embargo, si tienes un gran manejo de programas como Adobe Photoshop o, incluso, de Power Point puedes realizar tu currículum con un estilo creativo o infográfico.

No hay plantillas en estas plataformas porque puedes hacerlo a tu imagen y semejanza. Si crees que te falta imaginación para crearlo, puedes darte una vuelta por internet para ver algunos ejemplos y coger las ideas que más te gusten.

¿Dónde poner la foto en el currículum vitae?

Dependiendo del estilo. Por un lado, si has escogido uno creativo, puedes ponerla donde más encaje en el diseño. Sin embargo, si vas a emplear el estilo sobrio o el clásico la foto va siempre en la parte superior. Dependiendo de la plantilla que vayas a emplear, podrá ir tanto en los laterales como en el centro. Eso sí, recuerda respetar siempre los márgenes pautados.

¿Cómo enviar tu currículum por Internet?

Para empezar tienes que crearte un perfil personal en webs de empleo. Cada vez hay más webs de este tipo, por lo que no tendrás problema en encontrarlas, un ejemplo archiconocido es Infojobs, por ejemplo. Recuerda que Linkedin, pese a ser una red social, también tiene su apartado de búsqueda de trabajo. Una vez creado, debes buscar las ofertas que más te interesan y aplicar en ellas. Al hacerlo, enviarás a las empresas contratantes tu currículum. Recuerda que es muy importante enviar junto al currículum una carta de presentación personalizada para cada oferta.

¿Cuál es el currículum más efectivo?

No hay un tipo de currículum mejor que otro. Cualquiera de los estilos puede ser el tipo perfecto, siempre y cuando sea el apropiado para el puesto de trabajo al que postulas. Debes valorar si es una oferta para un puesto creativo o para un puesto más serio.

¿Se pone el carnet de conducir en el currículum?

Si lo tienes, por supuesto. Deberás situar esta información en el apartado de “otros datos”. Si tienes más de un carnet, indica los permisos que tienes. En caso de tener uno solo, y que sea diferente al tipo B –el más común-, también debes indicarlo para no caer en confusiones.

¿Quién me puede ayudar a hacer el vídeo currículum?

El primer consejo es que no menosprecies tus habilidades con los editores de vídeo o los aparatos de grabación, a no ser que pretendas meter muchos efectos visuales. Viendo tutoriales en internet podrás hacerlo tú mismo. Si buscas un trabajo más elaborado hay pequeñas empresas como BDL Producciones que se dedican, entre otras cosas, a realizar este tipo de trabajos.

¿Hay que poner los objetivos en el currículum?

No. Los objetivos que se pretenden conseguir en el empleo al que se postula se deben poner en la carta de presentación. Dado que esta carta tiene que ser personalizada, dependiendo de la empresa y el puesto que sea. Por tanto, tendrás unos objetivos diferentes para cada empleo ofertado que te interese.

¿Por qué es importante el Currículum?

Porque es la primera imagen que la empresa tiene sobre ti y sobre tu experiencia profesional, así como de tus aptitudes y habilidades personales. Por ello es necesario que sea conciso y directo y tenga un diseño limpio y apropiado para el tipo de empresa contratante.

 

¿Te ha sido útil este artículo? ¡Muchas gracias por compartirlo!

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *